Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Especiales Hija de una familia importante y tradicional

De pies pequeños, su mamá fue quien le enseñó a rezar

Agrandar imagen Otra estampa del devocionario.
Otra estampa del devocionario.

María Antonia de San José fue una mujer con un estilo muy peculiar. Los viajes los hacía caminando descalza y pidiendo limosnas. Se desconoce la cantidad de ejercicio espirituales que organizó.

María Antonia de Paz y Figueroa, nació en Santiago del Estero en 1730. Pertenecía a una familia importante y tradicional.

 

“El día que su mamá la dio a luz nadie alcanzó a imaginar qué sería de esa niña. Al acariciarle los pies pequeños tal vez ninguno podría presentir la cantidad de kilómetros de caminos que andaría entre llanuras, sierras y montañas. En aquel pueblo de Silípica de la Provincia de Santiago del Estero en 1730 nació María Antonia. A los pocos años la familia entera se traslada a Santiago del Estero. Su mamá le enseñó a rezar, y ella disfrutaba de esos momentos, de la misa, las devociones.

 

Empezó a ganar espacio en su corazón el deseo de entregarse por entera a Jesús y la expansión de su Reino. Y a los 15 años de edad toma la decisión de entregarse como laicaconsagrada, renunciando a casarse y formar una familia propia se dedicaría a servir a Dios en los espacios que hicieran falta: educación, misión, enfermos, pobres, catequesis.

 

Vivía según el carisma de los Padres Jesuitas, que le ayudaron mucho en su progreso espiritual.

Ella, y no sólo ella, admiraba la obra que esos sacerdotes realizaban en la misión, la promoción humana de los indígenas, la educación, los Ejercicios Espirituales.

Mama Antula Canonización
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso