Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia Historias de vida

Mujer pudo encontrar a su hija secuestrada gracias a Mama Antula

Hace 2 años, la menor fue raptada por una red de trata. Hoy está junto a su mamá y ella agradece a la santa.

Cientos de testimonios únicos de devoción y fe se manifestaron en la vigilia por la santificación de Mama Antula en Manogasta. Uno de ellos fue el de una mujer y su hija, quienes están juntas gracias a la devoción y fe a María Antonia de San José, hoy postulada a ser patrona de todos los santiagueños.

Esta es la historia de “Magui”, quien lleva tatuada en su piel a Mama Antula, como símbolo de pleno fervor religioso.

 

Un abrazo a la fe

Todo surgió hace más de dos años, cuando la hija de “Magui” había sido secuestrada por una red de trata de personas. Ella en su desesperación se encomendó a Mama Antula y luego de tanto dolor pudo dar con el paradero de su hija. Y ahora juntas caminaron hacia el altar en el templo de Silípica.

“Hoy queríamos estar en la vigilia, amo a Mama Antula, la llevo en el corazón y en la piel. Gracias a ella encontré a mi hija que fue secuestrada hace dos años. Gracias a Mama Antula la encontré sana y salva. Venimos a Manogasta en familia y con mi hija para celebrar esta santificación”, remarcó una madre abnegada y de fe inquebrantable, que brinda el testimonio de que su devoción hizo que el reencuentro con su hija fuera posible.

Entre lágrimas, ante la imagen de María Antonia de San José, “Magui” agradecía poder celebrar la vida, el reencuentro y sobre todo que la santa le haya cumplido una petición que le hizo hace un tiempo.

 

Caminante descalza

Además, “Magui” contó que su hija también tiene una promesa por cumplir y en su caso camina descalza desde Santiago —donde viven— hasta Silípica.

“Este es el segundo año que hace este recorrido descalza, como Mama Antula. Son cinco años que dijo que lo hará”, comentó “Magui” entre la emoción enorme de saber que tiene la posibilidad de caminar junto a su hija, agradeciendo hoy y siempre estar una para la otra.

“Gracias a Mama Antula nosotras estamos juntas. Yo a ella le debo todo, cuando pedí de corazón pude saber y encontrar a mi hija”, dijo compungida y llena de emoción, con sentimiento maternal.

“Magui” abraza hoy a su hija gracias a la profunda fe en Mama Antula.

Mama Antula Canonización
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso