Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia

“Nunca soñé que iba a llegar a ver esto realmente”

Lo dijo Graciela Ojeda del Río, historiadora.

Graciela Ojeda de Río es historiadora y fue nombrada en 1998 por el papa Francisco, entonces arzobispo de Buenos Aires, como presidenta de la Comisión de Peritos Históricos en la causa de Beatificación de Mama Antula, tras compartir un almuerzo con peregrinos Argentinos a metros de El Vaticano conversó con El Multimedio. Pidió conocer a la Santa de la mano de biógrafos serios para que no se desvirtúe quien fue Mama Antula.

La curación de la hermana religiosa Vanina Rosa en 1905 fue el primer milagro atribuido a Mama Antula, en tanto que la recuperación de un hombre de un accidente cerebrovascular a comienzos del siglo XIX constituye su segundo milagro por el cual fue ayer canonizada, destacó la historiadora y difusora de la historia de la Santa.

Ojeda de Río, resaltó que para que una persona sea beatificada y -posteriormente- canonizada por la Iglesia Católica, "se lleva un proceso canónico establecido por normas y leyes de la iglesia con Juan Pablo II", explicó.

Luego se refirió a sus sensaciones sobre esto: “No te puedo definir con palabras porque estoy profundamente emocionada. Yo soy ex-alumna de las Hermanas Hijas del Divino Salvador. Estoy al lado de la congregación religiosa desde 1956. Yo era muy chiquitita cuando mis padres me llevaron al colegio. Conocí a María Antonia a través de ellas y desde el año ‘80 que doy charlas, conferencias, hago visitas guiadas en la Casa de Ejercicios. En el año 1998 el Papa me nombra presidente de la Comisión de Peritos Históricos y siempre trabajando con mucho entusiasmo y con el deseo que esta santiagueña fuese conocida. Nunca soñé que iba a llegar a ver esto realmente. Y bueno, ahora es una profunda emoción y pienso que no es la culminación de un proceso sino que tiene que ser el comienzo de hacerla conocer por todo el mundo y además imitar sus valores”.

La investigadora sostuvo que “Mama Antula es hoy universal. Los valores que ella encarnó son un modelo para toda la humanidad. La valentía, el coraje, la empatía, el deseo de sobreponerse a las dificultades. Ella en un momento de su vida pierde todo y hasta parecía que el rumbo cuando expulsan a los Jesuitas y sin embargo allí ella supo hacer de ese desastre una oportunidad y una oportunidad que no solamente fue beneficiosa para todos los que la conocieron. En Buenos Aires solamente en la capital dio retiros para más de 70.000 personas. En el año 1791 se edita un libro en Europa que se llama ´El estandarte de la mujer fuerte´, ninguna persona Argentina en vida tuvo la difusión que ella tenía en Europa”, contó.

Luego pidió responsabilidad a la hora de conocer a la santa, recurriendo a biografía seria. “Realmente yo invito a que la conozcan y para eso les sugiero que consulten bibliografía adecuada, en la bibliografía escrita por la doctora Alicia Frasquina o por el padre Ignacio Pérez del Viso porque están circulando muchas versiones periodísticas que hacen de esta gran santa una caricatura. Ella no era una mujer empoderada, no era tampoco una mujer que se vestía de varón, no era una promotora de la Revolución de Mayo, fue algo mucho más que eso, fue una santa”.

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso