Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
La Provincia En la Iglesia Nacional Argentina de Roma

Con misa, argentinos agradecieron la canonización de Mama Antula

Sacerdotes, autoridades del Vaticano y peregrinos se reunieron por este suceso único.

Por José Romero Silva (enviado especial, ciudad del Vaticano).- La Iglesia Nacional Argentina de Roma fue el epicentro de la última actividad oficial en el marco de la canonización de María Antonia de San José. Peregrinos, sacerdotes y autoridades nacionales que aún se encontraban en Italia, como el jefe de Gobierno porteño Jorge Macri y la diputada nacional por la provincia de Santa Fe, Amalia Granata, participaron de una misa de acción de gracias que fue presidida por el cardenal y obispo emérito de Buenos Aires, Mario Poli, que estuvo acompañado por Jorge García Cuerva, obispo de Buenos Aires y monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, un obispo de la familia antuliana, argentino, que hace muchos años trabaja en Roma. Además de los obispos de Santiago y de Añatuya, monseñores Vicente Bokalic, Enrique Martínez Ossola y José Luis Corral, que fueron aplaudidos por los fieles cuando terminó la misa. También se destacó la presencia del oficial de Protocolo y Ceremonial de la Secretaría de Estado del Vaticano, el argentino Guillermo Karcher.

En su homilía, Poli recordó a través de las cartas que escribía a Mama Antula, los objetivos que la santa tenía y resaltó lo difícil que fue lograr las autorizaciones para realizar los ejercicios espirituales y que a pesar de ello nada la detuvo. “Los pobres y los presos, junto a su irrenunciable deseo de la restitución de la Compañía de Jesús, conformaban los cuatro amores que gastaron y desgastaron su vida peregrina. Eran las humildes ofrendas agradables a Dios entregadas cada día en el altar de su corazón”, recordó. “En sus largos y extenuantes caminos a pies desnudos, como lo dice ella, no le faltaron sueños por realizar, aunque su humanidad empezaba a dar señales de agotamiento. Sin embargo, no renunció a su ideario”, subrayó.

“Ayer, la madre Iglesia nos confirmó que se cumplió sobradamente esa unción del Espíritu en ella, la que supo desplegar con una visión itinerante, transformando con los valores del Evangelio la sociedad de su tiempo. Ahora la andariega de caminos sin fronteras, desde la comunión de los santos, seguirá cautivando voluntades para que Dios sea conocido, amado y servido”, destacó Poli.

Finalizada la misa se repartieron estampitas de Mama Antula e informaron que una imagen de Mama Antula y las reliquias óseas de la santa permanecerán en esa iglesia.

Canonización Mama Antula
Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso